Páginas vistas en total

martes, 29 de mayo de 2012

¡MENÉATE PERROFLAUTA!

No sé si será que con la edad me he vuelto más gruñón y huraño, en la acepción de la palabra que significa, falto de paciencia para aguantar chorradas. Pero de un tiempo a esta parte se me están revolviendo las entrañas cada vez que leo o escucho ciertos comentarios, y opiniones dignas de gorrinos en una gorrinera; y no de personas con dos dedillos de frente.
Durante un ejercicio en el que no he tenido que participar, leí la prensa en el baño y tomé unas notas, se las expongo brevemente, y tal cual las pensé:

“Falocracia mafiosa de la SGAE y el mundo de la farándula: Rouco y la Inquisición. Reixa y Ríos. “The new degeneration generation”. => La condena imposible a Javier Krahe…. El desierto demográfico en Galicia. La prima de riesgo en 511 puntos.”
Creo que en principio, hoy tenía pensado seguir poniendo verde a BANKIA, a la inyección de capital, a por qué nos toman por tontos, y ciento y la madre, pero… hubo algo que me hizo cambiar de parecer. Me explicaré.
Hace algún tiempo, me registré en una página web donde se suben noticias de actualidad, y donde se le da la oportunidad a todo el que lo desea a dar su opinión, comentarla, puntuarla e incluso puntuarla negativamente en caso de que la noticia o los comentarios sean insidiosos, irrespetuosos o irresponsables.
He leído a lo largo de dos semanas, aproximadamente, un ciento de artículos, y he hecho un total de 189 comentarios. Uno de mis artículos, que había seleccionado de la agencia Europapress, salió en portada; y he sido objeto de halagos, pero sobre todo de burlas.
Que se burlen de mi… pues no sé, mi espalda es ancha como ancha es Castilla. Pero hay cosas que rozan la indecencia, el delito y la temeridad, que hacen que uno cruce la línea de lo banal y se convierta en una pura, pura mierda. Y eso, eso sí, que me toca las pelotas.
Procedo a nominar algunos comentarios:
1.      Militares subnormales, parásito sociales.
2.      A los policías palizas hasta matarlos.
3.      Los Peperos son unos cabrones, y me arrepiento de haberlos votado.
4.      Insultar al 15M es insultar mi “intelijencia”
5.      Sólo la Guardia Civil son las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. (La policía debe ser como el cuerpo de bomberos).
6.      La Guardia Civil son unos “prosenetas” del gobierno con afán recaudatorio.
7.      No podemos tratar a los inmigrantes mal porque nosotros ahora seremos inmigrantes, y ellos han tenido mucha dignidad y nosotros los hemos tratados como perros (¿?).
8.      Debes de ser canario, porque odias a los alemanes….
Y mejor que no me ponga a mencionar Nicks porque sería la repera…
Y en llegando a este punto, mis queridos lectores, mis buenos amigos, mis viejos camaradas, mis nuevos lectores, mis curiosillos que se han acercado a este blog por equivocación o a cualquier persona que en más o menos medida sepa leer… yo, mi humilde persona, este viejo sin pelo, que ha perdido su barba en un accidente doméstico, con una mano medio manca y dos hernias discales, ese que vio la aurora boreal, ¿recordáis?, que vio el rayo de San Telmo en el Ecuador, los fiordos en el frío extremo y el calor fresco del estío. Las noches – días de verano en Islandia, las tormentas de arena de Fujairah, que crucé el desierto para llegar a un barco desde Dubai, y a punto estuvimos de atropellar un camello. Estambul, San Diego, Panamá,… y así en un sinfín... de países con situaciones extremas, yo, que no soy nada ni nadie más que un humilde viejo que divaga sentado en una silla de madera, se pregunta y les pregunta: ¿Qué mierda de generación se ha crecido entre botellones cutres, consolas y móviles de última generación? ¿Qué generación se ha creado que saben que es el cumpleaños de su amigo del alma por el Facebook, y quedan por twiter, en twiter para hablar…. O en el skype?
Yo, que con catorce años me avergonzaba de decir que jugaba a las canicas, y me sonrojaba cuando me sonreía una niña…. Ahora cuando uno de mis hijos me dice:  "¿papá jugamos al fútbol?, me entra un subidón de adrenalina, que me hace confiar en que no todo está perdido, y que aunque poquito, algunos no lo estamos haciendo tan mal.

lunes, 21 de mayo de 2012

¡Usted me da asco! O el cuento del país de la pandereta.

Entonces Pilato, viendo que nada adelantaba, sino que más bien se promovía tumulto, tomó agua y se lavó las manos delante de la gente diciendo: «Inocente soy de la sangre de este justo. Vosotros veréis.»  Mt. 27, 24.






Mientras muchos setenteros, y nostálgicos de la década de los setenta y principios de los ochenta, lloran la muerte de “Robin Gibb”, uno de los integrantes del trío de los “Bee Gees”; y otros se quedan boquiabiertos porque la japonesa “Tamae Watanabe”, de 73 años de edad alcanza la cumbre del Everest; otros, muchos, otros muchos o muchos otros, según se quiera leer, pensar o creer, están indignados por la forma, manera o modo en que ha salido de la cárcel Ramón M.M. alias el “Ramoncín”, uno de los tres menores culpables en la paliza, vejación, violación, muerte y cremación (todavía en vida) de Sandra Palo.

Salió en un furgón, y en las imágenes se aprecia como hace un gesto con el brazo. ¿Un ademán de triunfo por la ansiada libertad? Tal vez, estaría mejor sin el brazo, pensarán muchos. Tal vez, algunos, se lo amputarían y se lo darían a comer a los cerdos, pensarán otros. Pero otros muchos, o muchos otros, confiamos en que la justicia ponga las cosas en su sitio. Que un juez, sentado en su silla se achuche el cerebro y el cerebelo, y que se le ilumine la chispa de la ciega justicia igual para todos los hombres y mujeres, y así, como si fuera el entramado de las neuronas, en una reacción en cadena, llegue hasta el Ministro de Justicia, y dándose un chorlito en la frente se diga: ¡Mierda, la hemos cagado! Y enmiende este entuerto.
Porque es triste y desolador, terrible y horrible, casi anti natura sobrevivir a un hijo, pero sobrevivirlo porque te lo han robado, te lo han arrebatado, te lo han… en fin… te han privado de verlo crecer, de verlo madurar y dar frutos… Tal vez, la mamá de Sandra Palo tenga un árbol en su jardín. Y cada vez que llega la primavera y florecen las flores en sus ramas de hojas frescas y verdes, ve a su hija, a Sandra, y un hilo de felicidad, durante una fracción de segundo ilumine su rostro antes de desaparecer en las tinieblas de quien se siente vacío porque ya no le quedan ni lágrimas que llorar; porque donde hubo amor ahora sólo hay odio; donde hubo perdón ahora sólo hay venganza; y donde hubo esperanza ahora sólo hay la oquedad de la soledad absoluta. Y aún así, María del Mar, la mamá de Sandra, dice que jamás ha pedido venganza ni la pena de muerte, sólo justicia. Y, puede, que ni siquiera tenga jardín.
“¡Mierda, la hemos cagado!”, dicen en este cortijo, país de panderetas, jotas y botas de vino. Ya lo decía Quevedo, el Dioni, Conde y Díaz Ferrán: ¡Poderoso caballero es don Dinero!
Y como ya sabrán, yo, que leo la prensa sentado en el retrete mientras evacúo, hago de vientre o simplemente cago. Hoy, no sé si será que las hemorroides me atacan, aunque no las sufriré en silencio; pues me está pasando factura la comida “picantona” de este puente abisinio que he disfrutado…  o en sí lo que leo como que han detenido a 27 personas por un fraude laboral, o que BANKIA necesitaría otra inyección de 7.500 millones de euros, o que ha habido 60 muertos aproximadamente en un atentado en Saná (Yemen) donde por cierto tenemos desaparecido a un Policía Nacional, o el ex cuidador de guarderías holandés que se dedicaba a abusar de los niños, o más y más y más y más noticias…. Que cuando me miro al espejo, y me doy cuenta a la especie que pertenezco, me sale un aquél de “Qué asco me da, Usted” con su demagogia y sus palabras bonitas, que ha tirado de la cisterna, ha cerrado el periódico y ha salido abrochándose la bragueta.
-          Por lo menos, lávese las manos.
-          Así sea.

martes, 15 de mayo de 2012

EL DRAGMA GRIEGO, DE GUINDOS, Y LAS PISTOLAS.

Mientras en el país heleno se desarrolla un drama al más puro estilo griego, y nuestra prima, la de todos, no la mía de Cuenca; que es coja de la pierna izquierda desde que le arrebató la pierna una ballena blanca en el estrecho de Gibraltar; nuestra prima, la de riesgos; y esto se dice en voz baja, está cerca de la cifra del 500; algo así como el Quinto Centenario del Descubrimiento de América, pero a lo bestia, puñalero y por la espalda. Y si fuera poco, el Ministro De Guindos nos suelta aquello tan socorrido de que “un corralito español es un sinsentido”, y uno, o sea yo, que soy muy sentido, me acuerdo del bueno, y gran actor de reparto don José Sazatornil Buendía, “Saza”, soltando voz en grito, y uniformado de benemérito aquello tan locuaz y cabal: “¡Esto es un Sin Dios!”; y pistola en mano se lió a tiros contra el horizonte.
(Cassen y Saza, en secuencia de "Amanece que no es poco")

Y en eso andamos… mientras, como ya saben hago de vientre, sentado en mi trono de roca; nunca mejor dicho, y leo la prensa. Esa prensa en papel, que desmintiendo el mito, a lo “cazadores de mitos”, al final no es tan bueno para limpiarse el culo como uno creía. Es más bien rugoso, y los titulares se te quedan impresos entre cacha y cacha. Así que, ahora, también, se ha venido abajo, lo de limpiarse el culo con la prensa escrita… habrá, que lo hagan los pudientes, que limpiárselo con televisiones LED, por el tema de que casi todos los programas que se emiten son también una mierda.
Pero dejémonos de milongas.
Yo, de verdad, es que añoro la peseta. Y añoro el estado de bienestar, cuando iba al banco y me saludaba el botones, vestido de almirante o general austrohúngaro; y por ir, no sólo te regalaban un paraguas y un llavero, sino también con un crédito personal de tres mil euros y una visa – oro para los imprevistos.
Aun recuerdo, con nostalgia, cuando te llamaban por teléfono y te ofrecían una hipoteca.
-          ¡Le ofrecemos las mejores condiciones!
-          No tengo trabajo, ni sueldo
-          ¡Es lo mismo, ya encontrará trabajo y ya empezará a pagar en cómodos plazos dentro de unos meses!
Y es que tenía razón aquel tipo con acento madrileño, que lo del ladrillo era una buena inversión, y tener un piso en propiedad en más o menos cincuenta años, era todo un patrimonio para dejar en la herencia.
-          ¿Y qué pasa con los nenes? -  Preguntaba mi señora.
-          ¿Qué les pasa?
-          Que son tres.
-          Ah! Pues nada, póngame señor banquero, ¡amigo mío y estimado compañero! Tres kilos, cuarto y mitad de hipotecas para comprar varios pisos.
-          Y el de la playa.
-          Y el de la playa, señor director.
-          Llámame Carlos, corazón.- Me decía zalamero el director bancario.
Ahora, me pregunto yo donde estará ese director. Lo último que oí es que, como San Pedro en su día, renegó de mi hasta tres veces, antes de que cantara el gallo… en fin…  así es la vida, que un día, entre recortes, cortes y “sin dioses” a alguien se le va a ir la pinza, la cabeza y va a perder un tornillo o peor aún, lo empeñará en el Monte de  Piedad. No sólo se pondrá en las barricadas de la puerta del Sol, sino que se alzará con proclamas tan insólitas e inapropiadas como: “Queremos una vivienda”, “Queremos un trabajo”, “Queremos comer”… en resumen, como diría De Guindos, un sinsentido….



lunes, 14 de mayo de 2012

La impotencia de Shauferman.


No sé si es que he empezado la semana demasiado pronto; el sábado; o que me queda por delante mucha semana, que acabará sino queda más remedio el sábado que viene… No sé si no será también que la vida te da varapalos, y ves a hombres llorar porque no pueden hacer nada ante la impotencia, o si la  impotencia la tengo yo por ver cosas que me superan, y tengo las manos atadas o no quiero desatarlas y eso me da más asco todavía.
Pero la verdad, sinceramente, estoy hasta los cojones. Estoy cabreado, enfadado y sino al menos encolerizado, porque empiezo a tener una hartura que se sale de lo normal. Mucha hartura….
Un sacerdote de Xestoso ha dicho en su homilía que él también está hasta los cojones, aunque lo ha dicho con palabras más ortodoxas. Se ha dado cuenta, como muchos más que ya está bien de tanto despropósito, de que estamos sentados sobre una olla a presión y que como no pongamos atención a la válvula de purga, esto nos va a explotar en las manos y en la cara.
Yo, que soy padre de familia numerosa, también me estoy dando cuenta. Me estoy dando cuenta de que sigo cobrando lo mismo, pero todo ha subido. De que voy al banco de toda la vida, y se me quedan mirando como si les debiera la vida, y eso me repatea el estómago, el esófago y hasta la pituitaria. Me empieza a asquear la media sonrisa de falsedad que me pone la interventora cada vez que me acerco, como si llevara en la mano un platillo a pedirle una limosna.
-          ¡No, señora, no! Es usted la que trabaja aprovechándose de la miseria de los demás. – Esto lo pienso, pero no lo digo en voz alta.

-          ¡¡¡Váyase usted, señora interventora, a la mierda!!!! – le espetaría en su cara de cínica…. Pero no lo hago, estoy sobrado de educación y culturilla general.
Y hasta de eso, hoy tengo un mal día. Estoy harto de los tipejos que van a todo gas, como si fuera el circuito de Mónaco por el centro de Ferrol, con sus vehículos de todo a cien pesetas, “maqueados” como si fueran la horterada del coche fantástico pero con la voz estridente de una vedette ajada.
Y ¿Qué me dicen de los niñatos? Esos adolescentes que pasan por tu lado y te dicen cosas como “Eh!, tío, tienes un cigarrito?” Y tú con educación desmesurada, titubeas, y les dices “No, no tengo.” Y se marchan partiéndose la “caja”, que dicen ahora porque creen que te han asustando.
-          ¡Escucha retaco, no tengo fuego, y no lo siento! ¡Al contrario, estoy muy satisfecho de no fumar! ¡Que te jodan, mocoso de mierda! – Pero tampoco lo dices no vaya a ser que pase un guardia de la porra y te meta un paquete cuando poco por maltrato infantil…. Hasta este punto hemos llegado.
Y después hay gente que dice: “Yo no soy creyente”. Pero, no se da cuenta de que acatan los mandamientos y las leyes divinas mejores que algunos santurrones, poniendo una y otra vez la otra mejilla… y cada vez que van al banco, a la financiera de turno, reciben el “beso de Judas”, y con carmelita paciencia lo aguantan todo como Jesucristo aguantó su cruz…
Y es que estoy enfadado. No sé si no serán las hemorroides, la muñeca, el talón, que tengo sobrepeso, o la barba revirada. No sé si será que estoy hasta las narices por no decir hasta los huevos porque tienen que pasar cosas malas, ¡horribles!, para que metamos mano, y nos volvamos solidarios.
Tuvo que morir un compañero, para que nos diéramos cuenta de lo valiosa que es la vida, pero sobre todo de lo valioso que es irse de la misma con las cuentas claras y la conciencia tranquila, como hizo él. Y darnos cuenta que cada día que pasa, tenemos que darle gracias a Dios, a Alá o a Buda, al que sea, a los marcianos de Marte o a la ciencia e Internet. Pero que debemos dar gracias de estar un día nuevo sobre la tierra, y ver la luz del sol, aunque hoy esté nublado. Y que no debemos desaprovechar la oportunidad de decir las cosas, de pedir perdón, de volver la mirada atrás y decir “lo siento”.
Tuvo que desaparecer Marta del Castillo. Tuvo que morir torturada Sandra Palo. Y tuvieron que salir a la calle impunemente sus asesinos para que nos diéramos cuenta de que algo no iba bien con nuestro sistema judicial.
-          3/01/2012 Antonia 54 años. Asesinada en Puig-Reig
-          8/01/2012 Carmen 80 años. Asesinada en Zafra
-          9/01/2012 M.Rosa 42 años. Asesinada en Tarragona
-          13/01/2012 A.R. 56 años. Asesinada en Mollet del Vallés
-          18/01/2012 Estrella 45 años. Asesinada en Alcaudete
-          21/01/2012 —- 33 años. Asesinada en Santa Coloma de Queralt
-          24/01/2012 Manprit Kaur 25 años. Asesinada en OLOT
-          27/01/2012 —- 51 años. Asesinada en Granollers
-          4/02/2012 Elisa 49 años. Asesinada en Guadassuar
-          2/03/2012 Julia 65 años. Asesinada en Vilardevós
-          25/03/2012 Caridad de los Ángeles 39 años. Asesinada en Tolosa.
-          14/04/2012 Nicole 28 años Asesinada en Tuineje
-          15/04/2012 Rosario 53 años. Asesinada en Sevilla
-          15/04/2012 Ana Mª 24 años. Asesinada en Estepa
-          24/04/2012 Tina 74 años. Asesinada en Madrid
-          2/05/2012 Carmen 25 años. Asesinada en Elche
-          12/05/2012 M.J.G.L 48 años. Asesinada en Manzanares
Yo, hoy, no quiero perdonar… quiero ver que mi País por el cual juré hace muchos años derramar hasta la última gota de mi sangre por él, hace algo por aquéllos, desvalidos y desprotegidos, que ronda el umbral de la miseria y la vergüenza a un paso del hambre, y de la crispación.

jueves, 10 de mayo de 2012

Ella no sonríe.

Ella no sonríe. No sonríe porque un juez la ha condenado a casarse con el animal (eso no es un hombre) que la ha violado; ¡atentos! Para que éste, hijodelagranputa, se libre de la cárcel.

Ella no sonríe porque fue forzada.

Ella no sonríe porque fue violentada.

Ella no sonríe porque para ella no existe la justicia, ni siquiera la venganza, ni la revancha.

Ella no sonríe. Está triste y no es que sea una princesa, que diría Rubén Darío. Es sólo una niña. Una niña normal, tan normal como esas niñas que vemos por la calle jugando con sus móviles, hablando de sus cosas, de sus primeros chicos, del cantante de moda.

Ella no sonríe porque le han robado la inocencia, se la arrebatado de un zarpazo feroz; un depredador que en la cadena alimenticia está un escalón por encima de ella… allí. Aquí, como dice el bueno de Xoan C. estaría colgado de un pino gallego, boca abajo, y los cuervos carroñeros le sacarían los ojos, hasta escarbarle las cuencas y dejárselas tan vacías como su pútrido corazón.

Ella no sonríe porque su padre está frustrado, porque su padre que tal vez creía en la justicia de su país, ahora se ha llevado un varapalo, una bofetada de esas de cinco dedos marcados a fuego en la cara.

Ella, que se llama SAFAE, y lo pongo en mayúsculas, ha sido obligada a casarse con la bestia que la profanó para salvar su honor. ¿Qué honor? Me pregunto yo. ¿El honor del violador? ¿El honor de Safae? ¿El honor de su familia? ¿El honor de la justicia?

Safae no sonríe porque tiene miedo, porque va a ser mamá de un animal. Porque va a traer una criatura al mundo fruto de un bestialismo… una criatura que será juzgada antes de nacer, incluso por la pobre e inocente Safae que, quizás, sólo traía agua del pozo, o jugaba con sus muñecas y sus amigas, soñando con convertirse algún día en una gran doctora. Quizás.

Safae, que ahora, no sonríe, tal vez, algún día disimule su mirada perdida y triste. Y, si Dios o Alá lo quieren, se convierta en un ejemplo de lo que NO es JUSTICIA. Pero hoy, ha perdido su tren para jugar a las tacitas de té, y ese tiempo, no volverá jamás, porque es irrecuperable.

Esta es Safae….


Y perdona que hoy no sea jocoso, pero hoy también lloro, pero a mi manera. Con rabia, con ira, con la cólera de un guerrero viejo curtido en millas y mares, con la piel llagada por la salitre y la arena del desierto, el aire cálido del Sáhara, y la tramontana. A mi manera, como tú, amigo a la tuya, ahora, mi estómago se ha cerrado, y si pudiera vomitaría palabras prohibidas que como cicatrices se han dibujado en su pequeño corazón de catorce años.

miércoles, 9 de mayo de 2012

BANKIA, la niña traviesa

Corría el año mil novecientos noventa y cuatro, cuando fondeados frente al palacio de “Dolmabahce”, en Estambul, bajamos en un paquebote a dar un paseo por esa gran ciudad. Al arribar al muelle, un niño de apenas siete años, cuyo nombre ya no recuerdo, se ofreció a hacernos de intérprete, por lo que a nosotros nos pareció un mísero jornal. Recorrimos la ciudad y nos maravillamos viendo las mezquitas de Santa Sofía y Blue Mosquet, nos recorrió un escalofrío al penetrar en las intrincadas entrañas del Gran Bazar, y nos embebimos de los aromas y sabores del bazar de las Especias, allá donde cruzando el Bósforo, se parte Turquía en dos continentes…. Y fue allí, en el bazar de las especies, donde una mujer ataviada de negro se nos acercó y extendió la mano. En la otra, una criatura de pocos días. Era las seis de la tarde y la noche amenazaba con entrar en escena, así pues cada uno, en un intento de sacárnosla de encima empezamos a darle puñados de billetes…. Millones y millones de liras turcas, que a nosotros, nuevamente, se nos antojó calderilla. Ella nos ofreció el niño, en un gesto, que nosotros tomamos  como de un voto de confianza, como una gracia, el sostener una criaturilla, la criaturilla a la cual acabábamos de subvencionar cuando menos una opípara cena… Ella, la mamá, salió corriendo…. (La historia continúa pero en fin…. Eso será otro día, lo que si os puedo decir es que al final, devolvimos a la niña).
En ocasiones pienso, en todos esos niños que desaparecen. Así, tan gratuitamente, o cambio de una calderilla. Como las criaturitas de Córdoba Ruth y José, o la niña británica de Portugal que fuera un fenómeno mediático, Madeleine MacCann o Yeremí Vargas. Y me recorre un escalofrío por la espalda, que es como un calambrazo que me rompe en dos. Entonces empapado en sudor miro hacia mis hijos y rezo… porque yo rezo…. Y le pido a Dios que no les pase lo mismo. También, le pido que nunca tengan que ser un pequeño buscavidas como nuestro púber cicerone de Estambul.
Los niños necesitan alegría, calor, cariño, confianza… necesitan subirse a los columpios y caerse de narices, y llorar, llorar mucho con rabietas y golpes tontos, con raspones en las rodillas y los codos, oliendo a goma de borrar, a mina de lápiz y piel de naranja. Los niños tienen que correr, saltar, bailar y sobre todo soñar. Tienen que arrugar sus pequeñas naricillas pecosas, y poner ese rostro de pequeños ladronzuelos de besos y caricias.
Jamás debe sufrir…
Por eso, siendo el estado el papá y la mamá de todos, ha decidido que esa traviesa niña, que llaman BANKIA, seguramente por influencia de alguna telenovela sudamericana de las sobremesas, ha decidido, les decía ejercer su paterno papel. Se ha caído con todo el petate en el jardín de infancia donde juega con sus amiguitas más pudientes BBVA y BANCO SANTANDER, y con las hijas de sus compañeros de trabajo como NOVACAIXAGALICIA; y la ha tomado en su regazo, la ha acariciado con una “severa” dulzura, y por último para que no le salga un chichón en la frente, le dará una moneda de “cincuenta” pesetas…. (al cambio Diez mil millones de euros), que así no se hincha… que las penas, al fin y al cabo, con pan son menos…

miércoles, 2 de mayo de 2012

!A la mierda, caballeros!


Así, diría el entrañable pero gruñón don Fernando Fernán Gómez, si le preguntaran por la situación actual. ¡A la mierda!, y seguiría con su vida haciendo lo que mejor sabía hacer: actuar, escribir, meditar y blasfemar de cuando en vez, que dirían los ilustrados anabaptistas.
Yo, que leo la prensa, mientras hago de vientre, por aquello de las analogías, hoy me he vuelto a quedar pasmado…
Y es que le sigo dando vueltas al tema este de Argentina y Bolivia. Le sigo dando vueltas porque uno lee noticias, comentarios y opiniones y ya no sé si soy una mala persona, o solamente, persona. Pero, aun siendo persona, tengo la conciencia más o menos tranquila. (More or less, que diría el pérfido inglés).
Leía, les decía, que según algunos señores, todos ellos españoles, defienden desafiantes y arrogantes lo hecho por los países en cuestión, de tal guisa que argumentan que es completamente excusable y éticamente correcto. Es devolverles lo que es suyo por derecho. Son sus recursos naturales. Pero estas afirmaciones, quiero reafirmarme, no lo dicen argentinos de pro, ni bolivianos de pro, ni políticos sudamericanos, ni la confederación Bolivariana, ni gaitas en vinagre. Esto, sí, sí, esto lo dicen españoles.
¡A la mierda, caballeros! ¿Cómo es posible que antepongamos los intereses de nuestro país, su honor y honra a cuestiones electoralistas, propagandísticas o simplemente “idiotisticas”? Somos españoles, gorrinamente egoístas y envidiosos, panderetas y titiriteros. Eso somos.
Pero lo triste, es que me sigo sintiendo orgulloso de ser español. Siempre. Incluso cuando no pasábamos de cuartos en los mundiales de fútbol. Incluso, en el ochenta y dos. Me siento orgulloso de ser español, de una raza que es una amalgama de razas y costumbres, con un lenguaje vivo y rico, y una gastronomía de órdago. Me siento orgulloso de los verdes valles de mi tierra, de las amarillentas tierras castellanas, llanas y honestas, de castillos y molinos, hasta las ricas tierras de olivares…. Me siento orgulloso, aunque, en ocasiones, como hoy, se me revuelven las tripas, pensando, mientras “obro” en la taza del retrete, que otros que nacieron en mi misma tierra, comen el mismo fruto que les ofrece y respiran el mismo aire que huele a salitre y brea, renieguen de sus orígenes…
Ahora entiendo, porque mi bisabuelo que era un visionario, se iba a la estación de trenes, allá, encima del “masculino”, cuando este todavía era un proyecto en la memoria de alguno, y sentado en un banco de madera se ponía a llorar.
Mi abuela, que sabía dónde encontrarlo, le preguntaba.

-          ¿Por qué lloras, Papá?

-          Porque es muy triste. – Decía enjuagándose las lágrimas. – Porque es muy triste ver cómo se va el tren.

Lo que nadie sabía, es que mi bisabuelo lloraba no porque se fuera el tren, sino porque lo estábamos perdiendo….
Aunque si lo meditamos bien, ¿qué podemos pensar de un lugar donde los chiquillos mezclan la coca – cola con un gel antiséptico contra la gripe A?

martes, 1 de mayo de 2012

Si yo tuviera una tijera…
si yo tuviera una tijera…. ¡Cuántas cosas recortaría! Sí, sé que es un plagio malo y vulgar de aquélla mítica canción de los sesenta o setenta que hablaba de una escoba, y de una dictadura y de otros tiempos…. Pero si me dejan extrapolarla, al momento actual, tendría un factor igual, un denominador común: los mamarrachos.

Los mamarrachos son tipos como nosotros, algo más feos, tal vez, o tal vez más guapos, pero cuyo pensamiento viene a ser lo que se denomina una mierda. Algo así, pero como una diarrea, como un cuatro de gastroenteritis aguda con todas las de la ley. Hace unos días, la Presidenta de Argentina, Cris, para los amigos, nos roba o lo intenta, YPF, y hoy en grandes titulares Evo, sí, sí, el tipo del gracioso jersey de rallas…. se quiere hacer con la filial de la Hidroeléctrica española.

¿Qué pasa? Somos unos atolondrados. No me cabe la menor duda. Seguramente, doña Ángela Merkel se estará partiendo de risa en su sofá de IKEA, por eso del ahorro, en su palacio presidencial mientras espera el desenlace de la final de la “Champions”. Sí, con su bufandita, y su marido apocado, quizás con una pandereta, animando al Bayer. (A nosotros, también nos vendría muy bien el Bayer, pero las aspirinas….)

¿Qué ocurre? Estamos idiotizados. Hemos perdido la fuerza como un refresco de burbujas que ha quedado mal cerrado. Se nos fue toda la fuerza en el Siglo de Oro Español, y ahora somos una especie de sacos de boxeo. Es que si después de tantos años de expolio, esclavitud, guerras y abusos, ahora tengamos una deuda histórica con todo el mundo y tengamos que hincar la rodilla.

Pero que nadie se equivoque, nos hemos vuelto europeos, o sea, pacientes, idiotas, educadamente protocolarios y diplomáticos, y reitero, que nadie se equivoque, seguimos siendo españoles: orgullosos, navajeros, lisonjeros, mujeriegos, fornicadores y muy, pero que muy cabrones. Y el día que se nos hinchen los cojones de tanto escuchar al pequeño Nicolás, que si Espagne no se qué, que si Espagne no se cuanto; que los alemanes nos toquen los bemoles con sus recortes de recortes porque su eficiencia es lo primero, y su maquinaria relojera es estupenda, como la suiza o mejor. Quizás…., nos hartemos, y empecemos, primero por limpiar la casa de parásitos y mierdas varias, y luego empecemos a barrer este viejo continente, que se cae a cachos y está unido con chinchetas y pegamento barato, que se compra en los chinos, a todo un euro.
Los preámbulos.

Ayer, mientras esperaba en la sala de espera, en la consulta del traumatólogo, sin saber muy bien, si me iban a infiltrar, o a darme hora para el anestesista, me hice una serie de preguntas.
1.- ¿Por qué siempre llueve a las salidas y entradas de los colegios?
2.- ¿Por qué siempre se desparejan los calcetines?
y, tal vez, la más importante, qué había hecho yo para merecer estar tan bueno, ser tan empecinadamente atractivo.
Todo, sin duda, se resumía a que mi vida la había vivido con un pie en la realidad de la vida y el otro en el mundo de la imaginación, donde un sombrero, mi sombrero, me había ayudado a llegar a vivir las suficientes vidas como para poder intentar compartirlas con todos.
Estos preámbulos son y pretenden ser un franco coqueteo con los puntos erógenos de todos aquellos tipos y tipas que les guste leer, expresarse y criticar.
Esta página, "Historias de un Sombrero", es un pliego de descargo donde todo el mundo es libre, de escribir su propia historia o la historia de su sombrero.
Que nadie se sorprenda, porque aquí habrá muchos protagonistas.

Mi Ping en TotalPing.com
Licencia de Creative Commons
Historias de un sombrero by Ricardo Shauferman is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-SinObraDerivada 3.0 Unported License.